El robo de datos sensibles planea sobre las legislativas de EE UU

Una senadora demócrata, candidata a reelección, sufre el primer intento de espionaje

P. DE LLANO
J. FAUS
Miami / Washington


La senadora demócrata Claire McCaskill. JACQUELYN MARTIN AP

A cuatro meses de las elecciones legislativas de EE UU, en las que republicanos y demócratas se baten por el poder parlamentario, han comenzado a asomar los tentáculos de Moscú. Según reveló el jueves The Daily Beast, hackers de la agencia de inteligencia militar rusa intentaron sin éxito infiltrarse en los ordenadores del equipo de campaña de la senadora demócrata Claire McCaskill. La política, crítica habitual de Trump y que competirá en noviembre por conservar su puesto de senadora por el estado de Misuri, confirmó el supuesto intento de espionaje electrónico en un comunicado en el que denunció que Rusia continúa “involucrada en la ciberguerra contra nuestra democracia”. Hoy por la tarde Donald Trump tiene programada una reunión sobre seguridad electoral con su Consejo de Seguridad Nacional.

El de McCaskill es el primer ataque ruso que trasciende antes de las elecciones de noviembre. Un alto ejecutivo de Microsoft, Tom Burt, afirmó la semana pasada en un foro sobre seguridad que ya han estado en la diana rusa al menos tres candidatos a las legislativas, pero no dio nombres.

Las agencias de inteligencia de EE UU concluyeron que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales ganadas por Donald Trump en 2016 por medio del pirateo electrónico y campañas de desinformación en Internet. En junio, el Director Nacional de Inteligencia de EE UU, Daniel Coats, reafirmaba su certeza sobre la injerencia rusa de hace dos años y daba por sentado que continúan los “esfuerzos” de Moscú por desestabilizar la política estadounidense.

La actitud de Trump ante la ciberamenaza rusa es vacilante. Sin negarlo quita hierro a lo ocurrido en 2016, juzgando que en cualquier caso no fue determinante para su triunfo, pero a la vez reconoce el problema de cara a las elecciones intermedias. Acusado por los demócratas de no estar adoptando medidas para ponerle barreras a la larga mano de Putin, el martes aseguró: “Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para prevenir la interferencia de Rusia”. El miércoles en el Senado el secretario de Estado Mike Pompeo dijo que él se había encargado de avisar en persona a altos funcionarios rusos de que cualquier nueva estratagema tendría “severas consecuencias”.

Tras la reunión de hoy con el gabinete de seguridad, la Casa Blanca ha emitido un comunicado en el que se afirma que el presidente “no tolerará interferencias en nuestras elecciones de ninguna nación”. Trump, según la nota oficial, ha ordenado proveer a los Estados y autoridades locales, encargados de los sistemas electorales, de recursos para la seguridad cibernética.

En noviembre, el Partido Republicano se juega seguir manteniendo el control de la Cámara de Representantes y el Senado, y de ello depende la estabilidad política del conservador Trump. En ese contexto, Rusia podría tener especial interés por socavar a demócratas como la senadora McCaskill, que según The Daily Beast afronta una votación muy reñida y es más “vulnerable”. El intento de pirateo fue ejecutado según el diario por la agencia de inteligencia militar rusa, que se coló en 2016 en los servidores del Partido Demócrata para robar y difundir información negativa sobre Hillary Clinton.

Fuente : Hackers’ de la agencia de inteligencia militar rusa intentaron sin éxito infiltrarse en los ordenadores de la campaña de la senadora estadounidense Claire McCaskill ow.ly/mHHv30l9Pf1 @el_pais #el_pais

Anuncios