Polémica en las redes del World Press Photo: ¿es esto “porno de la pobreza”?


Esta publicación de World Press Photo ha desatado la polémica. @worldpressphoto INSTAGRAM

VÍCTOR M. OLAZÁBAL

Una serie de fotografías publicadas en la cuenta de Instagram de World Press Photo ha dado lugar al último debate sobre la ética en el fotoperiodismo. “Cruel”, “degradante” o “insensible” son algunas de las definiciones que está recibiendo un trabajo que el italiano Alessio Mamo realizó en la India. El autor siciliano se está haciendo cargo en los últimos días de compartir sus instantáneas en la cuenta de la organización fotográfica, después de que ésta le concediera el segundo premio en la categoría People por una foto que tomó en Iraq.

En esa cuenta, Mamo decidió compartir el domingo su serie Dreaming Food, un proyecto que muestra a habitantes de los estados indios de Uttar Pradesh y Madhya Pradesh posando frente a una mesa reluciente y repleta de platos de comida (un pollo asado, espaguetis boloñesa, fruta y dos copas), mientras se tapan la cara con las manos. De fondo, distintos paisajes rurales de la India.

“La idea de este proyecto nació después de leer las estadísticas de cuánta comida se tira en Occidente, especialmente en Navidades. Traje conmigo una mesa y comida falsa y le dije a la gente que soñara con alguna comida que les gustaría encontrar en sus mesas”, escribió Mamo en la descripción de la serie fotográfica, para después desglosar datos sobre los problemas de pobreza y malnutrición que sufre gran parte de la población india. Para desarrollar el proyecto conceptual sobre el hambre en la India, eligió “dos de los estados más pobres” de ese país.

Pero su idea no ha sido bien recibida. Desde que subió las fotografías el aluvión de críticas no ha dejado de crecer. En primer lugar, en India, donde muchos usuarios se han sentido ofendidos por la imagen que el extranjero da del país y por el trato que recibe su población a través de las fotos. “Este es un periodismo pobre e incluso pobre de humanidad”, escribió Hari Adivarekar, un fotoperiodista residente en Bangalore. “Demasiados han venido y han hecho este tipo de trabajos vergonzosos en India y sus recompensas sólo abren la puerta para que muchos otros piensen que está bien. No es así. Es imperdonable”. “Insensible, explotador y desagradable”, afirma el indio Gautham Senoy, un usuario de Twitter que se pregunta si esto es un nuevo tipo de “porno de la pobreza”.

View this post on Instagram

These photographs are from Uttar Pradesh and Madhya Pradesh two of the poorest states of India. From the series "Dreaming Food", a conceptual project about hunger issue in India. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ [This project has been the subject of much online debate. Please read Alessio Mamo’s statement, released on 24 July 2018, giving more details and apologising for any offence: https://medium.com/@alessio.mamo/my-statement-on-dreaming-food-7169257d2c5c] ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ My name is Alessio Mamo (@alessio_mamo) an Italian freelance photographer based in Catania, Sicily. In 2008 I began my career in photojournalism focusing on contemporary social, political and economic issues. I extensively cover issues related to refugee displacement and migration starting in Sicily, and extending most recently to the Middle East. I was awarded 2nd prize in the People Singles category of #WPPh2018 and this week I’m taking over World Press Photo's Instagram account. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Despite economic growth, a majority of the Indian population still lives in extreme poverty and disease. Behind India’s new-found economic strength are 300 million poor people who live on less than $1 per day. Government figures may indicate a reduction in poverty. But the truth is, with increasing global food prices, poverty is spreading everywhere like a swarm of locusts. These pictures are taken in rural areas where conditions are worse than in the cities and where close to 70% of India’s population reside today. Statistics show that 2.1 million children under 5 years old die of malnutrition annually. The idea of this project was born after reading the statistics of how much food is thrown away in the West, especially during Christmas time. I brought with me a table and some fake food, and I told people to dream about some food that they would like to find on their table. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #WPPh2018#asia #dreamingfood #india

A post shared by World Press Photo Foundation (@worldpressphoto) on

Pero la controversia también ha generado críticas entre profesionales del sector de la fotografía, más allá de las fronteras indias. Por un lado, quienes consideran que la teatralización de una escena con elementos colocados a propósito no puede llamarse fotoperiodismo. Por otro, quienes en las fotografías ven de todo menos respeto hacia los retratados en ellas. “Esto es insípido y grosero”, escribió la fotógrafa Melissa Lyttle en su cuenta de Twitter, refiriéndose a la idea de Mamo de crear la escena con comida falsa frente a gente que “soñara” con ella.

“El primer problema es que las fotos aparecieron en el Instagram de World Press Photo, una organización que se supone que promueve el periodismo. Se dice claramente que es un proyecto conceptual y algo así no debería estar ahí (en esa cuenta)”, afirmó el fotógrafo Antonio Olmos, ganador de un World Press Photo, citado por The Guardian. “El segundo problema es que muestra comida de plástico frente a lo que se supone que debo cree que es gente hambrienta. Eso es cruel, superficial y degradante”.

“Los periodistas tienen la obligación de transmitir información en contextos reales. Poner comida falsa -que parece que es comida occidental y alcohol- frente a esos sujetos y escenificar que se cubren sus rostros parece explotador”, dijo Kathleen Bartzen Culver, directora del Centro de Ética Periodística de la Universidad de Wisconsin, a Quartz. Daniella Zalcman, fundadora de Woman Photograph, cree que la serie es “explotadora y profundamente problemática”, pero critica que muchos de los que han saltado ahora sobre Mamo guarden silencio en otras lacras del sector como el acoso y la discriminación a colegas femeninas.

El fotógrafo se defiende

Tras dos días de incesantes comentarios, el fotógrafo italiano ha publicado un comunicado sobre la polémica. En él explica que Dreaming Food es un proyecto realizado en 2011 junto a una organización local centrada en asuntos humanitarios con la que viajó a diversos pueblos indios y se relacionó con sus residentes. “Después de explicar el proyecto y de encontrar voluntarios, preparamos nuestro set. La mayoría de la gente disfrutó de forma espontánea de formar parte de esto y de que los fotografiara detrás de la mesa. Las personas que fotografié vivían en un pueblo y no sufrían malnutrición ni estaban hambrientas o enfermas, y participaron libremente”.

Su única intención, dice, era provocar un debate sobre el desperdicio de comida en Occidente mientras gran parte del mundo pasa hambre. “Tal vez no funcionó en absoluto, o quizá lo hice de manera incorrecta, pero trabajé con honestidad y respeto con todas las personas involucradas”. Y concluye: “soy humano y puedo cometer errores. Quiero ofrecer mis más sinceras disculpas a cualquiera que se haya sentido ofendido y herido por estas fotos y a la gente que fotografié. No era mi intención en absoluto descreditarlos. Estoy enamorado de la India y de su gente. Siempre estoy dispuesto a ser criticado por mi trabajo, pero nunca en mi vida he sentido tanto odio como el de los comentarios que se han dirigido a mí en los últimos días”.

Desde World Press Photo han señalado que su cuenta de Instagram es una plataforma para que los fotógrafos compartan su trabajo y han asegurado que la serie de Mamo permanecerá expuesta en la Red como un ejercicio de transparencia. Los debates, afirman, son bienvenidos si las críticas son constructivas.

Fuente : Polémica en las redes del World Press Photo: ¿es esto “porno de la pobreza”? https://t.co/01UNOGp6zV @FCinco_EM #FCinco_EM

Anuncios