¿Qué es el negacionismo del Holocausto?

El informe Leuchter aporta supuestas pruebas que tratan de negar la existencia de los crímenes contra la humanidad cometidos por los nazis.

Laura Marcos

Después de la Segunda Guerra Mundial, se han expedido muchas valoraciones acerca de lo que fue realmente el genocidio nazi. Aunque hoy es innegable el hecho del asesinato en masa provocado por régimen de Adolf Hitler, aún hoy en día hay muchas personas que niegan la existencia del Holocausto como tal, en un movimiento denominado Negacionismo.

Un ejemplo de ello es Fred Leuchter, experto en cámaras de gas. Había diseñado 3 cámaras de gas para la ejecución individual de presos en EEUU. Según su informe de Leuchter, en el que estudió, en concreto, las cámaras de gas de Auschwitz en la década de los ochenta, sus consideraciones fueron las siguientes:

Para empezar, que tal instalación no podía gasear a un número grande de personas porque, afirma, “cualquier bocanada de gas que se quedara en las ropas mataría a los que se encargaran de sacar los cuerpos”. Pero recordemos que, según los testimonios de supervivientes y de generales de las SS, a los prisioneros se les obligaba a entrar desnudos a las cámaras, con lo que ninguna ropa ni cabellos podrían guardar restos de gas.

Por otro lado, había que evacuar todo ese gas una vez utilizado, y para ello se requerirían chimeneas de gran tamaño para expulsar ese gas a la atmósfera, o de lo contrario, mataría a las gentes de los pueblos de alrededor. En el informe se asegura que no había chimeneas de tal altitud porque su sombra no se reflejaba en las fotografías que realizaban los aliados que sobrevolaban los campos. Pero las chimeneas que expulsaban el gas y las cenizas se conservan actualmente, con lo que su existencia es evidente, aunque no si su tamaño era el adecuado para expulsarlos a la atmósfera

 

Una manipulación judía
Otras teorías negacionistas tratan de hacer ver que el Holocausto fue una manipulación judía para ganarse la simpatía del mundo entero. Algunos llegan a decir incluso que los propios judíos mandaron a la muerte a los más débiles para contar con los más fuertes y capaces.

Cercana a esta teoría está la de que este asesinato en masa se trataba de propaganda soviética antinazi. Muchos son los que afirmaron que se exageró la importancia de estos campos de concentración y los asesinatos conferidos en ellos. Tanto es así que se llegó a afirmar que los prisioneros disfrutaban de actividades lúdicas, como talleres de teatro o piscinas.

No obstante, la superviviente Dunia Wasserstrom describe en su libro Nunca Jamás algunos episodios de manipulación que realizaron los alemanes para engañar a los medios de comunicación de la época.

En una ocasión, se reunió a un grupo de jóvenes, entre ellas Dunia, y se les vistió con vestidos y prendas hermosas. Fueron llevados a un parque de descanso de uso exclusivo para los SS y se les hizo una foto, sonrientes, entre campo y flores. Esta foto salió supuestamente publicada en un diario alemán. Otro de estos engaños era la presencia de una orquesta, que alegraba a los prisioneros. Sin embargo, no queda claro si la presencia de esta orquesta fue real o no, pues sí que se conservan espacios para músicos en el campo y algunos supervivientes hablan de música de recibimiento a la llegada al campo.

Pruebas documentales
El número de personas que murieron en los campos de concentración no se sabe con exactitud. Pero las pruebas documentales presentadas en los juicios de Núremberg y el testimonio de supervivientes y acusados alemanes dan fe de este asesinato en masa. La cifra oficial es de 15 a 20 millones de personas, de entre ellos 6 millones de judíos.

Estas pruebas documentales versan desde fotografías y películas con imágenes de estos prisioneros y sus actividades, realizados en su mayoría por alemanes; las propias instalaciones que se conservan, que prueban la existencia de los barracones, celdas, y cámaras de gas-crematorio; por último, se conservan fichas y expedientes de algunos prisioneros, en los que se detallaba su origen, condición y la causa de la muerte.

Muchos fallecimientos que habían sido por asesinato, como las torturas de los interrogatorios, fusilamientos o enfermedades contraídas por las condiciones insalubres del campo, eran documentadas como ‘causas naturales’. Los fallecimientos por gaseamiento se anotaban como causa de la muerte las letras SB, en alemán, ‘tratamiento especial’. Se conservan incluso facturas de los cargamentos de Zyklon B, cuya compra se justificaba a su vez con el motivo de ‘tratamiento especial’.

Por tanto, es innegable que se cometieron graves crímenes contra la humanidad por parte de los alemanes como nunca antes se habían visto, y así fueron juzgados en los juicios de Núremberg.

Fuente : ¿Qué es el negacionismo del #Holocausto? https://t.co/6iN5CQE99Y @muyinteresante #muyinteresante

Anuncios