SUR DE LA FLORIDA
Cementerios de Miami: cuando los ladrones ya no creen ni en la paz de los sepulcros

POR LINDA ROBERTSON
lrobertson@miamiherald.com

A primera vista, parece que una rama de un árbol cayó sobre el ataúd. La tapa fue arrancada y su contenido ha quedado al decubierto, quemándose bajo el sol de Miami.

“No, ese es un hueso de la pierna”. ¿Ves que aquí debía estar el pie?”, dijo Arthur Kennedy, inclinándose para observar más de cerca la tibia, suave y contorneada.

Kennedy sabe lo que dice. No es un científico forense; es un guardia que vive en el medio del cementerio, y que recientemente ha visto más huesos de los que quisiera recordar.

“Aquí está su cinturón”, dijo Kennedy, señalando una correa negra podrida que cuelgadel costado del féretro, un remanente de la dignidad del muerto cuando fue enterrado con sus mejores ropas.

Ya no descansa en paz. Ese único hueso es todo lo que queda del difunto. Probablemente el resto se lo llevaron ladrones de tumbas que usan huesos humanos en ceremonias religiosas o los venden en el mercado negro.

“Hay mucha brujería y me han ofrecido $1,000 por una calavera”, dijo Kennedy. “Es inhumano cómo están asaltando a los muertos y desmantelando las tumbas. Nuestra historia está enterrada en estos cementerios”.

La ola de vandalismo y la violación de la propiedad en tres de los cementerios más antiguos de Miami no solo han perturbado el descanso de los difuntos, sino que también han complicado la lucha para proteger y preservar sitios históricos descuidados por años.

En Lincoln Memorial Park, lugar donde están enterrados algunos de los líderes negros más prominentes de Miami, tres tumbas, incluida la de un niño, fueron saqueadas hace dos meses.

Drogadictos, prostitutas, frutas y conejos muertos

Kennedy, que vive en la pequeña oficina en el centro del cementerio Lincoln de 10 acres en Brownsville, tiene que perseguir a drogadictos, vagabundos, prostitutas, vándalos, ladrones de huesos y santeros que depositan ofrendas con pollos, frutas, dulces, cigarros y monedas.

“Me dispararon una vez. Un tipo me apuntó con una pistola cuando le dije que saliera”, dijo Kennedy, subiéndose los pantalones cortos para mostrar una cicatriz en el muslo. “Recojo hasta 18 pollos en un día. Recogí la cabeza de un jabalí, un mono muerto, conejos muertos, manzanas, un pastel de cumpleaños”.

En el cementerio de Lincoln los ataúdes se colocan en bóvedas de hormigón sobre el suelo debido a la alta capa freática de la zona. D.A. Dorsey (1872-1940), hijo de antiguos esclavos, primer millonario negro de Miami y banquero, filántropo y urbanista que vendió lo que se conoce como Fisher Island a Carl Fisher, está enterrado en un pequeño mausoleo cerca de las puertas delanteras del camposanto.

El cementerio quedó descuidado bajo la anterior propietaria, Elyn Johnson, cuando el mal de Alzheimer se apoderó de ella. Su sobrina, Jessica Williams, asumió el control y contrató a Kennedy para vigilar, limpiar las malezas y reparar las tumbas, a muchas de las cuales les faltan las placas y no se pueden identificar.

“Esta lo rompieron con un mazo”, dijo Kennedy, mostrando los fragmentos agrietados de una bóveda que no se ha podido reparar. Cerca, las plumas de un pollo blanco yacen junto a una lápida.

Al otro lado de la ciudad, en el Cementerio de la Ciudad de Miami -lugar del descanso final de la pionera Julia Tuttle, las familias Burdine, Peacock, Jackson, Seybold y Belcher, veteranos de guerra y otras 9,000 almas – Ronnie Hurwitz le dice a un vagabundo que duerme en bolsas plásticas de basura que es hora de que se vaya porque el cementerio cierra por la noche.

Hurwitz, guardián del cementerio, historiador y un incansable voluntario durante 30 años que ha restaurado meticulosamente cientos de tumbas, dijo que otros desamparados usan el lugar “como lavandería y cuelgan ropa mojada en las lápidas para que se seque”.

El cementerio, que data de 1897 cuando Mary Brickell vendió la tierra a la ciudad, está en mejor estado desde que se formó una fuerza especial en 1997 para revertir su declive, pero últimamente Hurwitz ha encontrado más lápidas derrumbadas y más ofrendas religiosas. Los ladrones también roban las banderas estadounidenses que coloca en las tumbas de los soldados.

“La pierna de una cabra, una cabeza de cerdo, pequeñas tazas de café espresso, muñecas vudú”, dijo. “Todos los domingos, la tumba del teniente general N.I. Egoroff, del ejército imperial ruso, está cubierta de dulces, solo dulces”.

Los adictos a la heroína han reemplazado a los adictos al crack que robaban placas de bronce en la década de 1980.


Los restos de un pollo cerca de una tumba en Lincoln Memorial Park. Arthur Kennedy, el encargado de cuidar el lugar, dijo que saca al menos 19 pollos muertos diariamente del cementerio.
Emily Michot emichot@miamiherald.com

“Rompieron las puertas en un mausoleo y consumían drogas y dormían allí. Encontré 25 agujas en el suelo”, dijo Hurwitz, señalando la cripta de la familia Vereen, que fue tapiada con madera contrachapada.

Pero el cementerio con más problemas es Evergreen Memorial Park, otro cementerio predominantemente negro que se encuentra a cinco cuadras del Lincoln, justo al lado de la autopista 112.

Unas 20 tumbas fueron abiertas el mes pasado y en la mayoría de ellas ya no hay restos. Los vándalos usan una barreta para levantar la losa que cubre la bóveda y luego abren los ataúdes hechos de madera o metal. Dentro de Evergreen había ataúdes sumergidos en dos pies de agua de lluvia, volcados o reventados en pedazos. Se botó media docena de guantes de plástico azules alrededor de las tumbas de un hombre nacido en 1918 que murió en 1994, y de una mujer nacida en 1915 que murió en 1966.

Evergreen, que fue comprado a raíz de una ejecución hipotecaria por la familia Reeves, dueña del Miami Times -el primer periódico negro de la ciudad- ha recibido escaso mantenimiento o seguridad. Los árboles que derribó el huracán Irma no se han retirado. Kennedy y Williams ocasionalmente patrullan el lugar a pie y se horrorizan por lo que ven.

Porno de cementerio

“Se pudiera pensar que Evergreen es un refugio para personas sin hogar. No son zombis, simplemente están descansando “, dijo Kennedy. “Hay muchas personas que se están drogando en el cementerio. La gente tiene sexo justo encima de las bóvedas. Las prostitutas necesitan algo rápido: porno de cementerio. Es una locura.”

Williams no puede tolerar la falta de reverencia por los muertos. Evergreen es un lugar solitario con pocos visitantes.

“Lo que sucede no es apropiado para un cementerio”, dijo. “Me da escalofríos. Si los familiares aparecieran por aquí alguna vez, esto se va a poner feo”.

El abuelo de Kennedy está enterrado en el lado oeste, cerca de la lápida de un veterano de la Fuerza Aérea donde alguien dejó tres berenjenas moradas y una caja de cartón con huesos de animales. Kennedy pateó una abultada bolsa de plástico y de ella salió un enjambre de moscas.

“Algún animal muerto”, dijo tapándose la nariz.

Las ofrendas a los orishas pueden muy bien venir de los que practican la santería, pero ¿quién se está llevando los huesos? Los santeros no usan huesos humanos en sus ceremonias, pero los practicantes del vudú haitiano y una religión afrocubana llamada Palo Mayombe realizan rituales con huesos, dijo la antropóloga y autora Mercedes Sandoval, profesora emérita del Miami Dade College.


Ronnie Hurwitz es un voluntatio que atiende el Cementerio de la Ciudad de Miami. Los daños a las tumbas y la entrada de drogadictos y practicantes de santería que depositan ofrendas en las tumbas son los principales problemas en el lugar.
Emily Michot emichot@miamiherald.com

“La santería no tiene nada que ver con los huesos humanos. Son el Palo Mayombe y el vudú los que usan restos humanos”, dijo Sandoval. “El Palo Mayombe se originó en una parte diferente de África, en el Congo, y tiene su propio sacerdocio y reglas. Busca fuerzas espirituales en los muertos. Ellos creen en los pactos con los muertos. Solían comprar calaveras en lugares donde vendían cosas para estudiantes de medicina.

“Desde afuera, puede parecer una falta de respeto hacia la familia, pero no lo hacen por falta de respeto”.

¿Santeros o paleros?

Las ofrendas de santería son un llamado a los dioses, que representan las fuerzas arquetípicas de la naturaleza, para ayudar a resolver problemas, ya sean de salud o financieros, dijo Sandoval.

“Las personas que atribuyen todas esas prácticas a la santería están mal informadas”, dijo. “Recuerda, las ofrendas y la magia están en todas las culturas del mundo”.

Se sabe que los sacerdotes de Palo son reservados, porque creen que su religión es considerada como magia negra, pero reconocen su creencia de que los huesos contienen la energía de los muertos y los antepasados. Los huesos se colocan en un caldero tipo altar o prenda o nganga con palos, cuchillos o machetes y se dedican a un espíritu o mpungu.

Williams dijo que una vez encontró una olla grande con una calavera dentro en el cementerio Lincoln.

También en Caracas

Los seguidores de Palo han sido vinculados al saqueo de tumbas en Caracas, Venezuela, donde se han vendido cráneos por $2,000 y fémures por $450. Un hombre de Connecticut que dijo ser un palero fue arrestado por robar huesos de dos mausoleos en Worcester, Massachusetts. Un practicante de Nueva Jersey fue arrestado cuando la policía encontró restos humanos en macetas en su sótano. Y un sacerdote de Palo en Miami fue arrestado cuando la policía encontró huesos humanos en su casa, así como animales muertos y congelados, y polvo hecho de los animales que estaba vendiendo.

“Hay un mercado negro para todo”, dijo Hurwitz.

Aunque Hurwitz y Kennedy lamentan no poder atrapar a todos los intrusos, reciben ayuda de miembros de la Red Pública de Arqueología de Florida (FPAN), que respondieron a los graves robos presentando informes policiales, reparando parte del daño y cubriendo los ataúdes expuestos con lonas.

“Cuando destruyes cementerios, destruyes el pasado”, dijo Mallory Fenn, coordinadora pública de arqueología de FPAN. Celebraron un taller de preservación con el Dade Heritage Trust en el cementerio de la ciudad en mayo. “Queremos crear una conciencia para que la gente valore los cementerios como museos públicos”.


El cementerio Evergreen Memorial Park fue recientemente víctima de los vándalos, que se robaron huesos de las tumbas. En la foto, una tumba que fue saqueada y que ahora está llena de agua de lluvia.
Emily Michot emichot@miamiherald.com

El Museo de Coral Gables ha estado trabajando con Williams y Kennedy en la restauración del cementerio Lincoln, incluida la limpieza de criptas y la búsqueda de registros antiguos en funerarias para identificar a los que están enterrados, para que los descendientes puedan encontrar a sus familiares. El museo, que está planeando una exposición sobre Lincoln, está examinando los libros de Kelsey Leroy Pharr, el antiguo propietario, empresario de pompas fúnebres y activista de derechos civiles que bajaba de las horcas a las víctimas de linchamientos y les daba un entierro adecuado en Lincoln.

También cambió una política discriminatoria que negaba a un residente negro un lote reservado si este no lo pagaba antes de morir, lo que significaba que “la comunidad estaba oprimida incluso después de la muerte”, dijo Malcolm Lauredo, director de investigación histórica del museo.

“Con Pharr, Lincoln era conocido como el mejor cementerio del sur”, dijo Lauredo. “Hemos invertido en su futuro”.

Kennedy, un hijo nativo del vecindario cuya madre era agente de policía y cuyo padre era proxeneta, permanecerá atento a pollos decapitados, metanfetaminas, ladrones de tumbas y cualquier otra persona que trate un cementerio como una “zona muerta”.

“Siento una conexión espiritual con las personas que están enterradas en estas parcelas. Cada uno tiene una historia “, dijo. “Dentro de cien años estaremos todos muertos, pero este cementerio debe estar aquí para que no olvidemos”.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article212763659.html#storylink=cpy

Fuente : Cementerios de #Miami: cuando los ladrones ya no creen ni en la paz de los sepulcros
https://t.co/3HNZuSxrWp @elnuevoherald #elnuevoherald

Anuncios