La historia del doble de Kim Jong Un

Autor: Fernando Fuentes

Se hace llamar Howard. No entrega más detalles sobre su identidad por seguridad. Imitador del líder norcoreano desde 2013, dice que su interpretación de Kim Jong Un “es una sátira de él y su régimen”. “Para mí, es un dictador despiadado”, señala a La Tercera.

Aún recuerda el día en que se coló en una gala de los Grammy en la que lo confundieron con uno de los actores de The Interview, la película de comedia y sátira política estadounidense que cuenta la historia de dos periodistas que consiguen una entrevista exclusiva con el líder norcoreano Kim Jong Un. O el día en el que irrumpió en los consulados de Estados Unidos y de Corea del Sur en Hong Kong para pedir asilo político.

Pero nada es más mediático y polémico que su última aparición en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, Corea del Sur, en febrero pasado. El día 14 de ese mes acaparó las miradas durante un partido de hockey femenino del equipo unificado de las dos Coreas, que perdió 4-1 ante Japón en su segundo juego en el certamen. Agitando una bandera de la península coreana unificada, se instaló frente a la tribuna donde estaban las porristas de Pyongyang. Su entrada fue tan espectacular, consigna el portal RT, que las cheerleaders lucharon para sofocar las risas entre cantos de “¡Somos uno!” y “¡Unifiquen la patria!”. “Están jugando un buen juego, anotaron un gol. Como Presidente, es todo lo que puedo pedir”, les dijo.

Su incursión, sin embargo, fue desmantelada rápidamente. Agentes de seguridad de los JJ.OO. primero lo obligaron a sentarse y luego lo sacaron al pasillo. Poco después, la policía lo escoltó afuera del estadio y no lo dejó volver a entrar al Kwandong Hockey Centre. Mientras abandonaba el recinto, el hombre no se cansaba de repetir: “Mi rostro es demasiado político (…). Nací con esta cara, tengo que vivir con eso”, al tiempo que justificaba su performance. “No importa si son surcoreanos o norcoreanos, siempre se necesita sentido del humor (…). La mejor arma contra una dictadura es la sátira”.

El hombre detrás de todas estas puestas en escena es Howard, único dato de su identidad que se atreve a revelar por motivos de seguridad. “Nací en Hong Kong, sin embargo, mi familia emigró a Australia cuando tenía alrededor de 11 años”, explica a La Tercera el músico hongkonés que se gana la vida haciendo de doble de Kim Jong Un.
Aunque imita a Kim desde 2013, reconoce que ha estado interesado en Corea del Norte y su política desde que era un adolescente. Específicamente, su atracción por el hermético país asiático nació cuando vio en televisión el desgarro de miles de norcoreanos llorando desconsolados la muerte de Kim Il Sung, fundador de la patria y abuelo del actual dictador, en julio de 1994.

La oportunidad para Howard llegó en 2011, con el deceso de Kim Jong Il. “Cuando Kim Jong Un tomó el poder tras la muerte de su padre, mis amigos me advirtieron de mi gran parecido con el mandatario. Bromeamos con la idea de disfrazarme de él y pasearme por la calle. Al fin y al cabo soy artista y lo mío es actuar”, ha declarado.

En paralelo, el músico también vio la posibilidad de lucrar con esta nueva actividad. “Decidí convertirme en un imitador de Kim Jong Un porque sabía que habría un mercado para ello. Mi motivación es divertirme mucho haciéndolo y obteniendo un pago por ello”, relata a La Tercera.

Y la apuesta ha sido más que satisfactoria. “Me han contratado para imitar a Kim en todo el mundo. No tengo un lugar habitual (para actuar), voy a donde sea que me necesiten. He hecho más de 10 comerciales y videos en los últimos cinco años”, detalla. Uno de los primeros fue el que rodó para la cadena israelí de hamburguesas kosher Burger Ranch, donde aparecía bombardeando a su archienemigo, la estadounidense McDonald’s, que había fichado como protagonista a un imitador de Barack Obama. También representó a Kim en un video musical del grupo ruso Little Big. “El rodaje duró tres días. Fue un trabajo muy duro, pero todo fue hecho a nivel profesional. El video resultó genial, yo estaba muy contento. (Pagaron) por el vuelo y me alojaron en un hotel muy bueno”, explicó al portal Sputnik News.

Algunos medios aseguran que Howard cobra US$ 800 por asistir a una fiesta y hasta US$ 3.500 por participar en un rodaje.

Se sabe que Kim ha ordenado el asesinato de varios miembros de su familia. ¿Ha sufrido algún tipo de amenaza por imitarlo?
He recibido amenazas, pero no de su régimen. ¡Un lugar donde no haría esto es en Corea del Norte!
Howard ha revelado que una de esas amenazas de muerte surgió después de una sesión que realizó con el imitador de Donald Trump. “Fue en internet, y fue algo como: ‘¡Oye! Quiero matarte’. Pero, bueno, es la red”, reconoció entre sonrisas el imitador de Kim.

¿Cuál es su opinión sobre Kim Jong Un? ¿Su imitación de él busca entregar algún mensaje?
Para mí, es un dictador despiadado que se preocupa más por su régimen que por el bienestar de su pueblo. Mi interpretación es una sátira de él y su régimen.

¿Le gustaría viajar a Chile para participar en algún comercial de televisión?
Me encantaría ir a Chile.

¿Cuánto tiempo más planea imitar a Kim?
Mientras él esté vivo.

Fuente : La historia del doble de Kim Jong Un https://t.co/gxAMidsAJ7 @latercera #latercera

Anuncios