La bronca en el vestuario de la Juventus que marcó la final de Cardiff

Juventus vs Real Madrid


Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles en Cardiff ante Bonucci y con Buffon caido. A. Di Lolli

Mientras Zidane daba con las claves de la victoria del Madrid, en la caseta del conjunto italiano se produjeron gritos, insultos y reproches

FILIPPO RICCI JAIME RODRÍGUEZ

Cardiff planea en el recuerdo de la eliminatoria que se abre en Turín con dos equipos en busca otra vez del gran trofeo continental. Aquella noche en Gales fue una cita apretada en la primera parte que reventó en 45 minutos para la historia blanca y la pesadilla juventina. El Madrid bordó quizá el mejor fútbol que se recuerda en una final, por encima de ese avasallador arranque del Milan de Ancelotti ante el Liverpool de Benítez. Esa noche de 2005, también en el descanso se reescribió el destino de un partido que parecía decidido.

Tan fieros como los reds salieron los jugadores de Zinedine Zidane, que en apenas un cuarto de hora dejaron sentenciada su duodécima Copa de Europa. El técnico francés, como se reveló hace poco en el documental que el canal del Real Madrid emitió sobre Cardiff, pidió fútbol de toque, intensidad y un truco que durante toda la semana habían ensayado en Valdebebas, una jugada clásica, infantil, básica casi, pero dolorosa para la veterana zaga de la Juve: el pase atrás. Ya el primer gol de Cristiano llegó así, con Carvajal asistiendo al 7. Una fórmula repetida tras el descanso para golear a los italianos. En el 3-1, Modric retrasó para el delantero portugués; y en el cuarto fue Marcelo el que volvió a ejecutar la orden de ZZ, con Asensio al remate. Enfrente, un bloque bianconero derrumbado, sin aire.


Zidane, durante la charla del descanso de la final. Real Madrid TV

No entendían lo que estaba pasando. Para la Juve, Cardiff más que recuerdos son dolencias y malas sensaciones. Una noche horrible que se intuía triunfal se trasformó en una cornada que ha dejado secuelas traumáticas. Los turineses habían llegado a Cardiff llenos de esperanzas, con los trolleys a tope de confianza y la convicción de poder por fin traspasar a Europa su largo dominio italiano. Acababan de ganar su sexta liga, jugaban su segunda final de Champions en tres años y, al fin y al cabo, habían sido los únicos capaces de eliminar al Madrid entre su conquista de la Décima y de la Undécima.

Bonucci, en el centro de las polémicas

Y el primer tiempo de la final galesa había reafirmado que su entusiasmo no estaba del todo desacertado. Mandzukic contestó a Ronaldo y al descanso el marcador decía 1-1. Todo abierto, todo por jugar. Pero en aquellos 15 minutos pasaron muchas cosas en el vestuario de la Juve, y todas negativas. En Italia se ha hablado mucho y escrito poco de lo que sucedió en el intervalo de la final de Cardiff. Hubo gritos, subidas de tono, insultos, reproches quizá dirigidos con la mejor intención pero mal formulados… Y peor acogidos. Bonucci contra Dybala, Bonucci contra Barzagli, Bonucci contra Allegri -no era la primera vez con el técnico-.

Bonucci salió de aquella noche camino al Milan, la bomba del verano en el mercado italiano porque suponía la disolución de la BBC juventina y azzurra: el trío defensivo formado por Bonucci, Barzagli y Chiellini. La bronca del 3 de junio en el Millennium Stadium sirve para explicar la celebración que Bonucci hizo de su gol el sábado en casa de su ex equipo. Se lo cantaba a su antigua hinchada, feroz en los insultos contra él.

Love lost, se dice en inglés. Años de amor perdidos en esos 15 minutos del descanso de Cardiff, donde la esperanza bianconera se esfumó, la confianza se transformó en miedo y las buenas sensaciones acabaron acribilladas por los tres goles que metió el Madrid en la segunda parte. Hoy la Juve tiene que sentarse en el diván del psicólogo y volver a enfrentarse a su pesadilla galesa, sepultada en su subconsciente desde junio. Lo hará sin Bonucci y sin el sancionado Benatia, su sustituto en la nueva BBC que protege a Buffon. Y, sobre todo, sin la carga positiva que acompañó a los bianconeri en el viaje a Cardiff. Hoy la Juve tiene miedo, ve al Madrid como un equipo superior y a Ronaldo como un auténtico ogro.

Fuente : La bronca en el vestuario de la Juventus que marcó la final de Cardiff https://t.co/7uqDC95tGf @elmundoes #elmundoes

Anuncios