Prohibidas las manifestaciones en la capital de Turquía durante un mes

Las autoridades de Ankara quieren evitar actos de apoyo a dos docentes purgados, arrestados y en huelga de hambre


EFE |Protestas por el enjuiciamiento de trabajadores deldiario opositor «Cumhuriyet»

JAVIER PÉREZ DE LA CRUZ

La oficina del Gobernador de Ankara ha prohibido la celebración de cualquier tipo de manifestación, protesta o conmemoración en la capital de Turquía durante el próximo mes. El principal objetivo es evitar muestras de solidaridad con Nuriye Gülmen y Semih Ozakça, los dos docentes arrestados tras haber iniciado una huelga de hambre para protestar contra sus despidos, producidos en el marco de las purgas masivas promovidas por el presidente Recep Tayyip Erdogan.

En un breve comunicado, del que se ha hecho eco la agencia de noticias estatal Anadolu, las autoridades aseguran haber recibido «inteligencia» de que se preparan huelgas de hambre y acampadas en solidaridad con Gülmen y Ozakça.

«Se ha evaluado que Daesh y otras organizaciones similares pueden llevar a cabo ataques contra los participantes y ciudadanos, lo que pondría en peligro la seguridad pública», añade el escrito.

Nuriye Gülmen, académica, y Semih Ozakça, maestro de primaria, arrancaron su protesta a finales del año pasado, cuando comenzaron a concentrarse a diario en una céntrica calle de Ankara junto al monumento dedicado a los Derechos Humanos, que desde su encarcelamiento se mantiene vallado.

Lejos de encontrar una solución a su despido, las expulsiones de decenas de miles funcionarios se incrementaban con el paso de los días, por lo que los docentes decidieron iniciar una huelga de hambre. Según explican sus familiares y abogadoss, ambos continúan entre rejas con esta extrema forma de protesta, que ya se extiende durante más de 140 días.

Los dirigentes de la capital de Turquía ya habían intentado con anterioridad disuadir a los manifestantes. El 26 de mayo emitieron una ordenanza según la cual se prohibían protestas con “canciones, baladas, himnos o eslóganes con volumen elevado y molesto”. No obstante, decenas de personas han seguido expresando su apoyo a los purgados en el centro de Ankara.
Gülmen y Ozakça se han convertido en símbolo de la oposición pacífica a Erdogan y al Gobierno del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). Las autoridades, en cambio, acusan a los jóvenes docentes de mantener contacto con el grupo armado de extrema izquierda DHKP-C, etiquetado como terrorista. Esa fue la razón esgrimida para justificar sus arrestos, producidos en mayo.

A pesar de iniciar su protesta meses antes, los cargos contra Gülmen y Ozakça se efectuaron en el momento en que su protesta atrajo la atención de todo el país, lo que transformó a los jóvenes docentes en los rostros propios de una purga que continúa y que ya ha supuesto el encarcelamiento de más de 55.000 personas y el despido o la suspensión de empleo de cerca de 150.000.

Erdogan sostiene que es una medida necesaria para limpiar «el virus golpista», en relación al levantamiento militar de hace un año que acabó con la vida de 249 personas e hirió a otras 2.193.

Fuente : Prohibidas las manifestaciones en la capital de Turquía durante un mes https://t.co/4PiRaWjaqW @abc_es #abc_es

Anuncios